¿Qué cosa loca hacen los directores ejecutivos más aventureros en las redes sociales?

  • 19 de noviembre de 2014
  • 10440x

Hacen como yo. Aceptan todas las invitaciones en LinkedIn, y todas las solicitudes de amistad en Facebook. Por lo menos, deberían. ¿Por qué lo hago? Siga leyendo este artículo, y entenderá.

Jaroslav Šedivý

No, no estoy loco. Tengo buenos motivos para aceptar todas las solicitudes en ambas redes sociales, las cuales son aceptables en mi opinión.

Aquí van mis diez motivos...

  1. «Privacidad», ¿qué es eso?

    Nunca he entendido a las personas que generan debates acerca de la privacidad en Internet. ¡No es para tanto! ¿Qué sabe la gente sobre mí? ¡Nada! Soy el único en controlar la información que comparto sobre mí en Facebook y en otras redes sociales.
  2. Recomendaciones

    Sabe perfectamente que la manera más sencilla para conseguir un buen trabajo es haber sido recomendado por alguien. Si un día se me ocurre trabajar para alguien, las probabilidades de conseguir el trabajo sería mucho más alta con una amplia red de contactos.
  3. Empresa personificada

    La mayor parte de mis contactos me han encontrado a través de mi empresa, Teahouse. Al conectarse conmigo, Teahouse deja de ser considerada como una empresa anónima y pasa a tener una dimensión personal. Teahouse es entonces considerada como una empresa de fiar.
  4. Consejos

    Dos cabezas piensan mejor que una. Cuando necesito opiniones, puedo pedir consejo en Facebook o en LinkedIn, y tras unos minutos (u horas), recibo muchas respuestas. La gente me dice lo que piensa de mi decisión, o entonces lo que habría hecho en mi lugar.
  5. Participación más fuerte

    La gente que me ha añadido a su lista de contactos participa más fácilmente en las conversaciones, en los debates y en los concursos que la gente que solo le ha dado al botón «me gusta» en la página de mi empresa Teahouse Transport.
  6. Sencillez

    No tengo tiempo, ni ganas de gestionar dos cuentas diferentes en cada red social: una cuenta personal, y una cuenta «persona pública». Ahora solo tengo una cuenta bien gestionada y estoy muy satisfecho así.
  7. Una garantía para los clientes

    Cuando tenemos directores ejecutivos en nuestras listas de amigos, estamos más tranquilos, ¿verdad? Así, podemos contactar con un alto responsable en el caso de que no estemos satisfechos con el servicio de atención al cliente. (Si no está satisfecho con los servicios de Teahouse, no dude en contactar conmigo y haré lo necesario para resolver la situación. ¡Pienso de verdad lo que digo!)
  8. Aventura

    Cuando a uno le gusta el marketing en línea, esta experiencia es un buen desafío. Seré cauteloso cuando sea viejo. Soy demasiado curioso para no intentar algo así.
  9. Puntuación en Klout

    Cuanto más contactos tengo en las redes sociales, más círculos de contactos tengo con quien compartir mis contenidos, y más sube mi puntuación en Klout. No soy Barack Obama, y no es mi objetivo... Eso espero.
  10. Vitamina B

    «¿Qué? ¿Una vitamina?» Exactamente. Los alemanes utilizan el término «Vitamina B» (Beziehung) para referirse a un privilegio, una ventaja que se tiene cuando se está buscando un trabajo por ejemplo. Tener el director ejecutivo de Teahouse en su lista de amigos puede que no lo ayude mucho en la vida...

Pero no tenerlo seguro que no va a ayudarlo.

¿Está listo para comprobar si de verdad acepto todas las solicitudes de amistad y todas las invitaciones?

Añadame en LinkedIn.

O en Facebook.

Jaroslav Šedivý CEO Teahouse Transport

Comentarios