Un día de pesadilla para Teahouse

  • 19 de febrero de 2014
  • 13682x

Sabíamos que iba a suscitar interés, pero no teníamos ni idea de que iríamos a ser arrastrados por un devastador tsunami. Fue nuestro error. Han pasado dos semanas y media, y aún estamos reponiéndonos de ello. ¿Cómo sucedió eso?

 

 

Volvamos atrás en el tiempo...

  • 9:00 de la mañana

Estamos a 31 de enero de 2014. El día se parece a los días previos. En esta última mañana de enero, los europeos van despertándose y todavía no hay indicios que permitan presagiar que la empresa británica Teahouse Transport estará casi a punto de quedar sumergida bajo un tsunami de pedidos.

 

En realidad, hay algunos indicios. Durante estas dos últimas semanas, hemos estado preparando una loca promoción llamada “1 paquete por 1 libra esterlina”. Durante los dos últimos días, tan solo hemos dormido media hora y estamos bien con el fin de arreglar los últimos detalles técnicos para que la campaña se desarrolle sin problemas.

 

Todo estará listo dentro de un rato. Estamos un poco nerviosos...

 

 

  • 1:18 de la tarde

 

La primera ola de correos electrónicos, los cuales contienen detalles sobre el “viernes de la masacre de los precios”, llega a nuestros clientes. Justo después, publicamos un anuncio explosivo en nuestra página de Facebook acerca de la promoción “1 paquete por 1 libra esterlina”.


En pocas horas, se contabilizan más de 300 000 visualizaciones en el anuncio, en parte gracias a nuestra publicidad patrocinada.

 

 

  • 2:00 de la tarde

 

El tsunami está emprendiendo el camino hacia nuestra empresa: los teléfonos no dejan de sonar, y un centenar de correos electrónicos llegan a nuestras bandejas de entrada en tan solo unos minutos.

 

La ley de conservación de la cantidad de movimiento dice que se conserva la cantidad de movimiento de un sistema aislado.

La ley de conservación de las campañas publicitarias en Facebook dice que el carácter viral de la información es inversamente proporcional al precio al que se puede enviar los paquetes a cualquier parte del mundo.

 

En nuestro caso, la viralidad fue total.

 

 

  • 3:00 de la tarde

 

Ya está claro que va a ser un desastre. Cada pocos segundos recibimos un nuevo pedido en la página web. No sabemos por dónde empezar y nuestra red empieza a estar sobrecargada.

 

Pero antes de que eso suceda, los pedidos siguen llegando, y ni siquiera podemos detener la promoción debido a la sobrecarga en la red.

 

Para que usted se haga una idea: entre las tres y las cinco de la tarde, la página teahousetransport.com fue visitada 17 veces más (34 000 visitas por hora) que en hora punta de una jornada habitual de trabajo (aproximadamente 2000 veces).

 

Sí. Deberíamos haber estado mejor preparados. Ahora, ya lo sabemos.

 

 

  • 4:10 de la tarde

 

Finalmente, conseguimos detener la promoción. Tras ello, recibimos unos aplausos bien merecidos, tanto en Facebook como por correo. Vea éste, solo por diversión:

 

¡Qué mala pasa nos han jugado! Enviar un correo una vez empezada la promoción, cuando solo poca gente tiene tiempo para reaccionar y encima un viernes! Estoy seguro de que ese correo electrónico le ha jodido a la gente más de lo que le ha agradado.”

 

En el grupo Facebook Czechs and Slovaks in the UK, se escribieron comentarios aún más cáusticos, los cuales fueron borrados por el administrador de la página debido a su vulgaridad.

 

Algunas otras personas pensaron que, tras anunciar el evento, bloqueamos directa y deliberadamente el acceso a nuestra propia página web para que nadie pudiese participar.

 

Pero nada es blanco o negro. También recibimos muchos elogios por parte de algunos clientes (de verdad ahora), y les agradecemos sus comentarios.

 

Entonces... ¿Cuál es el resultado actual?

 

Pues bien... Por favor, créanos, no queríamos molestar, y no engañamos a nadie.

 

Queríamos realizar una promoción que nadie nunca hizo antes (por lo menos, en lo que atañe al envío de paquetes).

 

Y eso de que nadie pudo hacer pedidos a través de la página web... Es verdad que muchos clientes no pudieron hacer pedidos.

 

Sin embargo, muchos otros sí pudieron. Se enviaron muchos paquetes (a diferentes partes del mundo), contabilizando un total de 7000 libras esterlinas, importe que pagamos nosotros mismos ese viernes 31 de enero.

 

No podemos darnos el lujo de proponer otra promoción como ésa en un futuro cercano.

 

No obstante, seguiremos proponiendo tales activitades promocionales, aunque con rebajas más pequeñas. Así, la promoción podrá durar más tiempo y todos podrán participar en el evento.

 

¡Permanezca atento!



Jaroslav Šedivý

 

(aún) Director Ejecutivo de Teahouse Transport 

Comentarios